Diálogo de Orfeo

He empezado a sentir el cuerpo extraño
Tengo un inmenso peso sobre los hombros
tal vez un Atlas sea ahora.

Con desesperación veo mi vientre hinchado. El alma y el corazón llenos de vacío.
Esta mañana hace frío
Es otoño y las hojas secas delatan mi estado:
Cansancio
Dolor en los lumbares,
dolor de cabeza,
en el estómago un hacinamiento fatal de bolos.
Esta sensación ineludible es la de una soledad borrascosa.

Al-teee- ra- ciooo-nes
en el pulso.

Cuenta los pasos hacia el eterno descanso
Cuenta uno, que ya es el comienzo.
El siguiente
lo da el segundo
Dos.

Aquí todos vamos a las sombras de la mano.
Espaldas anchas que se rompen al pasar ese puente
de donde proviene el haz

Tres. Ideal. Espléndido.
¿Ves a Virgilio o a Dante?
¿Dime, los ves?
¿Ves esa puerta?
¿Ves esa otra?

La primera es la entrada a la casa
de los dioses.
La segunda es la salida.
Por allí uno desciende hasta los 9 anillos
del pecado
En el último están los que existen
solo para hacer de los dioses
los héroes de los hombres.

He aquí su trama:

“Hemos de tener a los hijos de la Tierra bajo nuestra protección.
bajo nuestro manto serán fieles los predestinados a amarnos.
Los otros serán cebo para el vacío.
Pero en ese vacío permanecerá la oscuridad
que seremos nosotros mismos,
Este vacío tendrá que llevar un nombre diferente
no podrá este ser llamarse ni Zeus, ni Buda, ni Vishnú, ni Alá, ni Dios
deberá llevar
un nombre repudiable.

Él será condenado por los hombres, y cada vez que lo desprecien
nosostros estaremos más en sus corazones.
Es un secreto. Todos somos lo malo y lo bueno. Todos.
Pero el árbol de la vida que hemos colocado
es para dar el génesis a la historia”.

¿A dónde vamos Eurídice?
Jamás debí intentar traerte.
La muerte es para ti el comienzo de una nueva vida.
Entonces ve y disfruta a plenitud.
Disfruta de los cantos que yo ya no pueda darte.
Disfruta de las caricias cuando yo ya no pueda tocarte.

Yo en la vida permaneceré.
Arpa en mano
mis músicas serán para ti
aunque tú ya no puedas escucharme.
Eurídice,
hay algo que he estado
tratando de decirte:

Aquél viejo del lago, el que nos trajo hacia esta orilla,
me habló de estos dioses.

Me dijo que si tal vez tú volvieras conmigo
a la tierra
te darías cuenta de que todo esto es un sueño.
Te darías cuenta de que Segismundo
ya salió de su prisión.
¿Por qué has querido venir hasta aquí
para ni siquiera hablarme?

Mi arpa es la única arma que llevo
para protegerte
pero yo a la muerte una vez reté
y ahora ya no puedo morir.

Le he cantado por las noches
en su templo,
donde siempre es de noche,
para que me tome
y me deje morir eternamente junto a ti.

Llevo toda una vida esperando.
Una vida ya sin ti
Son ahora llantos los chirridos del arpa
que estrangulo con mis manos
para llamar a la muerte.

Los campos han dejado de ser verdes,
las mujeres se han tornado estériles,
todos me odian ahora.

Eurídice, Dime:
¿Ves a Dante o a Virgilio?

He empezado a sentir el cuerpo extraño
Tengo un inmenso peso sobre los hombros
tal vez un Atlas sea ahora
Con desesperación veo mi vientre hinchado. El alma y el corazón llenos de vacío.

Esta mañana hace frío
Es otoño y las hojas secas delatan mi estado:
Cansancio
Dolor en los lumbares,
dolor de cabeza,
En el estómago un hacinamiento fatal de bolos.
Esta sensación ineludible es la de una soledad borrascosa.

Al-teee- ra- ciooo-nes
en el pulso.

Anuncios

6 Responses to “Diálogo de Orfeo”


  1. 1 Dienekes abril 19, 2006 en 3:16 am

    Una muy simpática mezcla de lo real y el mito. Una interesante interpretación de las sensaciones y los sentimientos del mito. Ciertamente siemrpe compadecia Orfeo. Me gustó la lectura. Gracias.

  2. 2 Dienekes abril 19, 2006 en 1:40 pm

    Una muy simpática mezcla de lo real y el mito. Una interesante interpretación de las sensaciones y los sentimientos del mito. Ciertamente siemrpe compadecia Orfeo. Me gustó la lectura. Gracias.

  3. 3 nesiko abril 28, 2006 en 7:10 am

    “divino blog …” , oye ese estilo de acabar con el comienso yo lo uso tambien …

    bueno eh!

  4. 4 nesiko abril 28, 2006 en 1:51 pm

    “divino blog …” , oye ese estilo de acabar con el comienso yo lo uso tambien …

    bueno eh!

  5. 5 Sam abril 28, 2006 en 1:55 pm

    Los recursos están para ser usados… la forma de emplearlos es lo que los hace diferentes. El cómo es lo que marca las historias. El qué nos da la historia en bruto.
    La originalidad es producto de las formas…

  6. 6 Sam abril 28, 2006 en 1:55 pm

    Los recursos están para ser usados… la forma de emplearlos es lo que los hace diferentes. El cómo es lo que marca las historias. El qué nos da la historia en bruto.
    La originalidad es producto de las formas…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Sara Apaza

1986. Estudiante de CC.CC. de la USMP, periodista multimedia del Grupo RPP y autora de cuanta catarsis se halle en este blog. Contacto: djagainst@gmail.com

Fotos de Flickr

Archivo

Estuvieron en Boleto Rojo

  • 52,731 + 6050 Visitantes

A %d blogueros les gusta esto: