Posts Tagged 'poema'

Abril

abril, cuantas veces tú
me has quitado el aliento
cuántas veces he muerto en ti (y vivido)

yo no sé abril , pero cada año, cuesta más llevarte sobre mis espaldas
y tu angustia no se transforma nunca en sonrisa

pero abril
acaso no has mirado mi rostro
no has visto mis ojos devotos observándote desnudo sobre el lienzo

no has visto que mis mañanas ya no son nubladas y sombrías

yo no sé abril, pero te has marchado sin siquiera darme un beso en la frente
y cantarme una canción de cuna que aliviara tu partida

ausente remolino
me hubieras tomado de los cabellos
me hubieras obligado a quedarme contigo

mi silencio
mi silencio habría aullado tu nombre
estampado el eco de mi voz en todas las paredes

mientras todos respiraban smock y cantaban alabanzas divinas
tú y yo
hubiéramos huído del cielo
descendido
lamiéndonos las espaldas

quitándonos el aliento

amaneciendo en cada uno

el sol

penetrando

todo átomo

y siendo

nuestro deseo

la única salvación para la humanidad.

Anuncios

No tengo otra palabra

no tengo otra palabra.
el silencio me lleva a laderas adyacentes a los poros de la luna
que miran abiertos a los planetas
formando una ronda alrededor de las nubes en las que gaseosamente dibujo tu mano sobre la mía

siempre será tu mano
tu mano descendiendo de mi boca hacia mi voca
tu boca descendiendo de mi frente hacia el monte más lejano

siempre será tu boca
aquella existencia húmeda y lasciva
que entre música y poesía besaba mi vientre

la ira que despertaba a las tormentas
la furia de los rieles de mi intolerancia

tu boca, tus manos,
tu ser sobre mi ser reposados, hundidos en una tina de agua salada.

qué he hecho poesía, sino horrorizar cada segundo a estas manos
y a esta boca
que me leyeron el capítulo siete de Rayuela estando enamoradas.

pero su voz calló y cayó y calló y nunca más volví siquiera a escuchar un eco suyo

el eco que guió mis pasos en calles lúgubres
y lugares hediondos
el eco que me arrancaba la ropa para cantarme estrofas de hierro

no tengo otra palabra.
no tengo más versos.
porque el vacío sin manos y sin boca
ha llenado mi habitación de glaciares y desiertos
ha llenado mi habitación de toda tu ausencia.

Un reportaje dedicado a Javier Heraud

En el aniversario número 40 de su muerte Canal N difundió este reportaje sobre la muerte del vate acaecida en 1963.

El video llega gracias a la difusión del blog “El útero de Marita“.

 

Espero guste y complemente todos los posts dedicados hasta el momento al siempre joven poeta.

El Viaje (Versos de Javier Heraud)

Encontré información sobre el retorno de los restos del vate a Lima. La ceremonia del entierro se realizó el viernes 2 de mayo en Lima. Su familia y amigos se reunieron para declamar con melancolía los versos de algunos poemas como El vIaje y El río. Me pregunto qué sensación tan rara debe ser extrañar a alguien que partió hace más de 40 años (1963 para ser exactos) y haber esperado su vuelta todo ese tiempo. La madre de Javier Heraud, Victoria Pérez, pidió que sus restos fuesen traídos desde un cementerio de Puerto Maldonado a Lima.

Las cenizas de Heraud reposan junto a los restos de su padre Jorge en el sector de Los Algarrobos del cementerio Los Jardines de la Paz.

Aquí unas líneas escritas por él en el poema “El Viaje”. Me parece que estas frases escritas hace décadas hubiesen sido escritas durante el entierro.

2

Pero ya estoy aquí.
He vuelto sin embargo,
con un raro sabor
a tierra amarga,
muchos sufrimientos
tenía acumulados
y es difícil olvidar
en un año.
Es difícil dejar
todo abandonado,
un año es siempre
un año y nunca es suficiente.
Es difícil dejar todo,
pálidos arbustos
cubren el corazón
de odio,
y arrancar es siempre
dejar algo,
un hueco,
una raíz fina;
el aliento
del odio incansablemente
habita
en el corazón
y en el sueño.

 

(Foto: Andina)

Últimos versos de “El río” de Javier Heraud

Camino a mi casa el día de ayer, un amigo mecionó que el cuerpo del poeta había sido trasladado de Puerto Maldonado a la capital. Me sorprendió no haberme enterado de nada sino hasta un día después del entierro, sin embargo mañana veré si salió algo de información en la web o en los periódicos.

Su muerte fue un crimen, un atentado contra la vida no solo del propio Heraud sino contra la de toda una familia que veía en él una promesa.

Hace un par de años una amiga me prestó un libro de poesía completa de este autor al que admiro y por el que siento un profundo y cariño respeto.  Su libro es un símbolo de una parte de mi vida que se inició hace dos años.  Heraud es un río cuyo caudal sigue inspirando a las generaciones contemporáneas. Las siguientes líneas son una especie de profecía.

9

llegará la hora
en que tendré que
desembocar en los
océanos,
que mezclar mis
aguas limpias con sus
aguas turbias,
que tendré que
silenciar mi canto
luminoso,
que tendré que acallar
mis gritos furiosos al
alba de todos los días,
que clarear mis ojos
con el mar.
El día llegará,
y en los mares inmensos
no veré más mis campos
fértiles,
no veré mis árboles
verdes,
mi viento cercano,
mi cielo claro,
mi lago oscuro,
mi sol,
mis nubes,
ni veré nada,
nada,
únicamente el
cielo azul
inmenso
y
todo se disolverá en
una llanura de agua,
en donde un canto o un poema más
sólo serán ríos pequeños que bajan,
ríos caudalosos que bajan a juntarse
en mis nuevas aguas luminosas,
en mis nuevas
aguas
apagadas.

Errante

Ir  de aquí a allá. al lugar que no existe y buscar placer en el hoyo que una termita hizo días antes en la puerta del clóset. Ir
de aquí a allá. ver que todo lo que dejaste, sigue igual. el trabajo incrementa y las horas se hacen cortas. Ir de
aquí a allá. llevar la cámara y balancear el blanco en la blusa de la colegiala que oye una balada en su memoria. Ir de aquí
a allá. hacia donde te encuentras y ofrecerte mi sonrisa. velo triste. pasado trágico menos oscuro que el tuyo. Ir de aquí a
allá. Contar un, dos, tres. llevar la ventaja del atleta que se derrite bajo el sol y cuyas alas visten tendones y piel.

Ir de aquí a allá. sin presente. no ubicado. una luna decreciente
,el decimal tras la coma.

… mediocridad

últimos versos del poema “Mediocridad” del poeta José Bardales

” …

soy el múltiplo de todas mis personas
sentado al llamado del momento
y así me guarezco revelado
en todos los espejos
donde me miro hallar
el lugar que nunca encuentro
convertido en el ciego
que jamás cruza los caminos
tocado por otro algo
que nunca es su mitad pero tampoco
su completo”


Sara Apaza

1986. Estudiante de CC.CC. de la USMP, periodista multimedia del Grupo RPP y autora de cuanta catarsis se halle en este blog. Contacto: djagainst@gmail.com

Fotos de Flickr

Archivo

Estuvieron en Boleto Rojo

  • 52,778 + 6050 Visitantes